Desde el momento en que me llegó esta iniciativa noté y sentí la necesidad de recuperar un lenguaje de pureza, ese lenguaje entre la infancia y la adolescencia con el que se expresa la protagonista de estas historias, Carlota. Percibí que era fundamental recuperar esa naturalidad de expresión, ese poder decir las cosas sin el deseo de que sean escuchadas; simplemente por el gozo de hablarlas, de compartirlas. Todos podemos aprender de eso. Todos necesitamos ese periodo de crisis a partir del cual se desarrollan estos pequeños cuentos.

Las palabras de Carlota son el reflejo de una alternativa. Palabras sanas, limpias, fáciles, entrañables, punzantes y amorosas. Como ella está en periodo de crisis, lo tiene todo y desde ahí va creciendo en la libertad y en la capacidad de poder decir lo que muchos de nosotros estamos pensando, sintiendo o, incluso, notando.

En el fondo estas lecturas me llevan al agradecimiento,  a la bondad humana,  a la bodhicitta, esa unión de la gran compasión y la sabiduría innata como semilla del despertar.

Gracias a Oriol Colomer, el autor de esta preciosa iniciativa que a la vez tiene una bonita historia detrás: el deseo del autor de seguir en contacto con sus alumnos después de que se suspendieran las clases a raíz del confinamiento.

Gracias, Carlota.

Seguimos aprendiendo.

Xavier Puigdevall Oliver

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.